Noticias

La mujer y la ciencia, una brecha todavía por cerrar

Fuente: ABC

En 2020 habrá hasta 750.000 puestos de trabajo de especialistas TIC sin cubrir

Inteligencia artificial, cloud, big data, ciberseguridad, Internet de las Cosas* el auge de las nuevas tecnologías conllevará la creación de nuevos empleos que quedarán vacantes ante la imposibilidad de encontrar unos expertos que actualmente carecen de la formación, los recursos y la especialización necesarias. De hecho, según la Comisión Europea, el 40 por ciento de las empresas tiene dificultades para contratar expertos TIC y para 2020 habrá medio millón de puestos de trabajo de esp ...

Leer mas: https://www.europapress.es/la-rioja/noticia-2020-habra-750000-puestos-trabajo-especialistas-tic-cubrir-20181108115319.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

Se comprueba la popularización de trabajos de reciente creación, como blockchain arquitect, y se ven otros que están tomando impulso, como el responsable de datos o de ciberseguridad.

Las profesionales relacionadas con este campo de estudio explican cómo creen que se encuentra y los problemas que aún están presentes

Las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) supondrán en menos de diez años el 50% de las profesiones en España, un país donde solo dicez de cada mil alumnos optan por este tipo de formación universitaria y de los cuales solo el 26% son mujeres. En el caso de los directivos de compañías de base tecnológica, solo el 4% es mujer. Con el objetivo de empoderar y animar a las niñas a que opten por este tipo de campos de estudio, existen iniciativas como STEM Talent Girl, un proyecto que trata de «desarrollar» el talento de las niñas y que «prosigan brillantes carreras».

El director del proyecto, Roberto Ranz, asegura que los bajos porcentajes de chicas en estos campos de estudio tienen que ver con «los estereotipos y roles asignados a estas disciplinas, de carácter muy masculino, la falta te referentes, la autopercepción que tienen las niñas de su autoestima respecto a estas materias y la falta de conocimiento de los nuevos perfiles profesionales». Aunque se ha avanzado en igualdad, en el ámbito STEM «se denota un descenso en las matrículas de niñas en ingenierías», algo que implica «falta de visibilidad de mujeres que sirvan de ejemplo para las niñas del mañana». Según Ranz, hay que mostrar que existe un lugar para ellas en el nuevo paradigma tecnológico, «más allá de la posibilidad de ser médico, fisioterapeuta o enfermera, todo oficios destinados al servicio a los demás».